ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Siguenos en el nuevo blog del foro, si quieres conocer secretos que muy poca gente sabe....
http://demarsellaabarcelonaupandlowcost.blogspot.com

Comparte | 
 

 ¡Yo también sufro por no poder tener hijos!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: ¡Yo también sufro por no poder tener hijos!   Mar Mayo 01, 2012 11:14 am

La profesora de Evaluación Psicológica de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) Carmen Moreno-Rosset se encontraba hace unos años en una Unidad de Reproducción Asistida (RA) de un hospital público español, dirigiendo un proyecto de investigación para medir el impacto psicológico de los tratamientos de infertilidad.

El protocolo de su estudio establecía que la psicóloga atendiera a la pareja en su primera visita, tras recibir atención médica por no lograr un embarazo tras aproximadamente un año de mantener relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos.

El especialista en RA llevó a la mujer a una sala para practicarle una ecografía, una de las pruebas que se incluye en la evaluación clínica de una pareja con sospecha de infertilidad. El hombre se quedó solo en la consulta con Moreno–Rosset. En ese momento, recuerda la psicóloga, se echó a llorar. "Me decía que lo estaba pasando fatal, que estaba sufriendo mucho y que no se lo podía contar al médico ni mucho menos a su mujer".

Con esta anécdota, la profesora de la UNED ejemplifica lo que es un secreto a voces, que el hombre está psicológicamente más desatendido que la mujer a la hora de enfrentarse a un proceso de RA.

La psicóloga Pilar Dolz, del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), subraya que a la mujer le afecta más que al hombre someterse a tratamientos de RA, sobre todo por la presión social y por el instinto de maternidad que, a juicio de los expertos, no es comparable al deseo de los varones de ser padres. "En general, el sentimiento de maternidad es mucho más profundo que el de paternidad. Las mujeres somos las que traemos a los hijos al mundo y los hombres colaboran en ello", añade Moreno – Rosset.

Dolz apunta una subpoblación masculina en la que esto no se suele dar. "Los hombres mayores casados con mujeres jóvenes tienen a veces más ilusión por ser padres que sus parejas, aunque hayan tenido hijos en matrimonios anteriores. Les rejuvenece tener descendencia a esa edad", explica la psicóloga.

Aunque normalmente el instinto maternal es superior al deseo masculino de tener hijos, los varones también lo pasan mal mientras buscan ayuda para reproducirse. Sin embargo, las reacciones son distintas.

Moreno–Rosset es coautora de varios estudios que han evaluado el impacto psicológico de la RA en hombres y mujeres. En uno de ellos, publicado en el 'Anuario de Psicología Clínica y de la Salud' de 2009, se observó que hombres y mujeres mostraban distintos niveles de los dos grandes factores dominantes de las experiencias emocionales: el afecto positivo y el negativo.

Los niveles altos del primero se caracterizan por "alta energía, concentración completa y agradable dedicación", mientras que el bajo afecto positivo se caracteriza por "la tristeza y el letargo". Por el contrario, el afecto negativo refleja un estado emocional que se describe en los niveles altos como "una variedad de estados de ánimo que incluyen la ira, la culpa, el temor y el nerviosismo", mientras que el bajo afecto negativo es un "estado de calma y serenidad".

Según el estudio de Moreno–Rosset, ante un proceso de reproducción asistida, las mujeres muestran mayor afecto negativo que los hombres, que experimentan mayor afecto positivo. "Los hombres experimentan mayor energía, concentración, etc. mientras que las mujeres que manifiestan mayor afecto negativo muestran estados de ánimo de ira, culpa, temor, nerviosismo. Los hombres lo viven con más equilibrio y más optimismo", apunta la especialista.

Por otra parte, la profesora, autora entre otros títulos de 'Infertilidad ¿por qué a mí?' (Ediciones Península) explica que los varones sienten culpabilidad, "pero no tanto hacia ellos mismos como hacia sus parejas, por no poder ofrecerles un hijo de forma natural".

Sin embargo, otro estudio llevado a cabo por Moreno–Rosset ofreció un dato muy interesante, que podrían hacer interpretar con cautela esta primera creencia. El trabajo, publicado en la revista 'Behavioral Psychology' y que compara la expresión emocional de hombres y mujeres, demuestra que los primeros presentan mayores niveles de alexitimia, es decir, expresan muchísimo menos sus emociones y sentimientos ante los procesos de infertilidad que las mujeres.

"Debemos reflexionar sobre estos hallazgos y promover la calidad de vida de las parejas infértiles ya que, a pesar de que las mujeres presentan puntuaciones superiores en desajuste emocional y afecto negativo, los hombres siempre se han caracterizado por esa dificultad de expresión de emociones que la sociedad ha promovido por exigirles ser los fuertes, los que no pueden ni deben derrumbarse ante las dificultades", reflexiona la profesora, que aprovecha para demandar psicólogos en todas las Unidades de Reproducción Asistida. "En la sanidad pública, apenas hay, aunque en los centros privados ya hay bastante con formación específica", apunta.

Para Dolz, aunque los hombres también experimentan ansiedad ante los a veces largos procesos de RA, está claro que piden menos ayuda. "A veces, esto esconde una depresión encubierta". Uno de los problemas psicológicos específicos que afrontan los varones es el relativo a la idea equivocada de que la falta de espermatozoides válidos para la concepción es sinónimo de falta de virilidad, explica esta psicóloga.

Su experiencia en el IVI de Valencia le dice a Dolz que los hombres tienden a abandonar más el proceso de RA tras varios intentos. "Son más racionales en este sentido, no creen que haya que tener hijos a costa de destrozarse", explica. "Ellas, mientras tanto, quieren que las convenzas para seguir" Dolz, que trata en la actualidad a ambos miembros de la pareja, comenta que los hombres canalizan su pena de manera más adaptativa. "Hacen más deporte y dedican más horas al trabajo", señala.

Pero ¿qué se le puede aconsejar al varón para que el impacto psicológico sea menor? Tanto Moreno–Rosset como Dolz apuntan a poder expresar sus sentimientos como herramienta fundamental. "Es muy llamativo que en muchas consultas de RA no se pregunta a los pacientes cómo se siente después de recibir un diagnóstico de infertilidad y al hombre aún menos que a la mujer", comenta la profesora de la UNED.

Moreno–Rosset tiene claro que es importante que el varón pueda contarle a alguien lo que le pasa, "aunque sea solo a un amigo, a una persona de su confianza". Tener una válvula de escape y mantener espacios tanto en pareja como individuales son otras recetas para un problema, sin duda, infravalorado.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/04/12/noticias/1334233550.html
Volver arriba Ir abajo
 
¡Yo también sufro por no poder tener hijos!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El Gobierno pretende reformar la Ley Organica del poder Judicial para sacar adelante el Estatut.
» PSOE y PP vuelven a repartirse el poder judicial con la renovación del CGPJ.
» Atragantado con las mieles del poder....
» Truco para poder dormir en clase
» Murió por no poder pagar al dentista

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: HASTA ARRIBA DE FOROS Y SUCEDANEOS :: Salud-
Cambiar a: