ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Siguenos en el nuevo blog del foro, si quieres conocer secretos que muy poca gente sabe....
http://demarsellaabarcelonaupandlowcost.blogspot.com

Comparte | 
 

 «Dejas de ser el hada buena para ser la bruja mala»

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: «Dejas de ser el hada buena para ser la bruja mala»   Lun Ene 23, 2012 10:01 am

Enseña bien a tus hijos, el infierno de sus padres pasó lentamente / y aliméntalos con tus sueños, el que ellos escogieron, por el que te reconocen. / Y no les preguntes nunca por qué, si te lo contaran llorarías / solo mírales, suspira y ten por seguro que te aman. (Teach your children, de Crosby Stills Nash & Young).

-Yo era la pequeña de cinco hermanos y a principios de los años 70 estaba entrando en la adolescencia. En casa sonaba mucho esta canción, que habla de comprensión mutua, de sueños, de decisiones y de acompañar, y a partir de ella construí mi imagen de cómo tenía que ser la relación padres-hijos.

-Y ahora, ¿ cómo vive la adolescencia de sus hijos?

-Es como si los chicos estuvieran pasando por una cuerda floja y tú fueras su arnés, por si se caen. En la adolescencia la madre tiene un rol tonto y muy difícil. De golpe, pasas de educar a amaestrar, de enseñar a controlar, incluso si tú no eres así,porque yo no soy controladora… o eso creo.

-¿No está segura?

-El rol de madre te hacer ser muy distinta a cómo eres en otras situaciones. Por un lado, está la necesidad de experimentar de los chicos y, por otro, tu voluntad de protegerles, que ellos interpretan como una voluntad de control. La línea entre proteger y controlar es muy fina y hasta que no eres madre no te das cuenta de que lo que intentaban hacer tus padres contigo era protegerte.


-¿Usted se sintió controlada?

-Entendí pronto que la voluntad de mis padres era contrastarme, hacerme de espejo, y no controlarme, y ese papel lo ejercieron hasta que se fueron. Aunque molesto, lo agradecí siempre. Y me falta a diario.

-¿Desconfiamos de los hijos porque no responden a nuestros planes?

-Ellos tienen que ser libres de trazar sus vidas y confiar en que solo su decisión les hará felices. Yo no desconfío tanto de su presente como de su futuro, y no es que desconfíe, sino que me da miedo cómo será.

-¿El miedo influye en la relación?

- Los prejuicios por ambos lados provocan malentendidos. ¡Yo no quiero que sean oficinistas, ni que se casen! ¡Me importa un pito lo que sean! Pero, como dice Marisa Madieri, te sientes responsable de su felicidad y te preocupas «por si han recibido las armas y los instrumentos necesarios para hacer elecciones conscientes, para ser firmes en las pruebas, fuertes en las decepciones, generosos en el éxito, para amar y vivir...».

-Eso suena muy ambicioso.

-Pues, sin aspirar a tanto, quieres que sean autónomos, responsables, críticos, flexibles, honestos....

-La palabra responsabilidad provoca sarpullidos en el adolescente.

-La adolescencia es el último paso hacia la autonomía y la responsabilidad. La autonomía pasa por la independencia económica y por saberse gestionar el día a día; pasa por decir: quiero hacer esto y lo hago, y no me despisto con unas birras por aquí y una musiquita por allá. Como adultos, nuestro recurso más potente es contrastarlos, no por llevarles la contraria, sino para hacerles de espejo. No podemos tirar la toalla.

-¿Cuál sería un prejuicio de las madres hacia los adolescentes?

-A veces te crees que eres el centro de su vida malrollera y que todo lo que hace tu hijo es para herirte.

-¿Qué sensación le queda tras una bronca con alguno de sus hijos?

-«¿Dónde está el amor aquí?», pienso. Hay drama, gritos y una relación que era muy mona se convierte en una relación que no te gusta. Es estar media hora juntos y entrar al trapo. ¡Es como alimentar un monstruo!

-¿Cómo detener esta espiral?

-Para tener una relación madre-adolescente sana es importante que los dos asuman la responsabilidad de hacerla sana. Sería interesante desviar la atención que pones en el otro o en ti mismo y centrarla en la voluntad de mantener una buena relación. Y para sanarla, qué mejor que basarla en el amor, la comprensión, el respeto y el apoyo mutuo y simbiótico, que fomente el que los dos podamos ser cada día felices y libres en nuestros valores, pensamientos y actuaciones. ¡Buf! Quizá suene un poco ñoño, pero así es como lo siento.

-¿A veces tiene la sensación de que ha sacrificado parte de su vida para criarlos y ahora ellos le pagan así?

-No exactamente, aunque sí es un momento de confusión, de aburrimiento del rol que la adolescencia te atribuye y de muchísimo desgaste emocional. De golpe, dejas de ser el hada buena de su niñez para convertirte en la bruja malvada, malhumorada y controladora.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/dejas-ser-hada-buena-para-ser-bruja-mala-1343122
Volver arriba Ir abajo
 
«Dejas de ser el hada buena para ser la bruja mala»
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Algo para los mocos que no sea el suero y el sacamocos horroroso???
» Gazpacho
» Yotuel tiene un virus de estomago
» Se puede hacer dieta mientras das el pecho?
» ¿Podrias ser eskizoide?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: HASTA ARRIBA DE FOROS Y SUCEDANEOS :: Noticias y curiosidades-
Cambiar a: