ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Siguenos en el nuevo blog del foro, si quieres conocer secretos que muy poca gente sabe....
http://demarsellaabarcelonaupandlowcost.blogspot.com

Comparte | 
 

 La caída del Imperio Lactobacilo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: La caída del Imperio Lactobacilo   Vie Ago 12, 2011 9:10 am

Como hemos comentado en post anteriores, el “boom” de los alimentos funcionales es espectacular. Hoy en día, el mercado de estos productos factura casi 33.000 millones de dólares en todo el planeta y presenta una tendencia alcista. En España, el 40% de los hogares consumen de una u otra manera este tipo de alimentos. En Europa, los alimentos funcionales mueven un negocio que supera los 15.000 millones de euros…“la repera”.

Dos de los grupos de alimentos funcionales que más cuota de mercado han alcanzado son los archiconocidos probióticos y los no menos famosos prebióticos. En los primeros, la Microbiología es la reina, en los segundos, mi amada Química.

Tras años aguantando la opresión microbiológica de los probióticos basada principalmente en el Imperio Lactobacilo, la reina de todas las ciencias, la Química, ha servido para aupar a los prebióticos…y todo gracias a mi querida Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)…esos sí que saben.



Pero no empecemos la casa por el tejado no sea que estos microbiólogos, reyes de los géneros, las especies, las cepas, la cursiva, las mayúsculas, las minúsculas y demás zarandajas, se pongan nerviosos y manden una banda de bichitos a mi piscina arruinándome el verano.

Los probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos. Ingeridos en cantidades suficientes, se supone que tienen efectos muy beneficiosos, como contribuir al equilibrio de la flora bacteriana intestinal del huésped y potenciar el sistema inmunitario. Además, pueden atravesar el tubo digestivo y recuperarse vivos en las heces, pero también se adhieren a la mucosa intestinal.


Por todo ello, alimentos probióticos como yogures, leches fermentadas, zumos con leche, etc. se han recomendado para prevenir y ayudar a tratar enfermedades como la diarrea, el estreñimiento y exceso de gases, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosas… Además, diferentes trabajos muestran como los probióticos han sido recomendados para mejorar la digestión y estimular las defensas…hasta el irritado de mi colon creía que se calmaría con estos alimentos con bichitos.



Dentro de estos bichitos, perdón microorganismos, que reinan en el mundo probiótico, los Lactobacilos tienen un papel protagonista. Estos Lactobacilos, Lactobacilus o bacterias del ácido láctico (seguro que ya he metido la pata a la hora de nombrarlos) es un género de bacterias Gram positivas anaerobias facultativas, denominadas así debido a que la mayoría de sus miembros convierte lactosa y otros monosacáridos en ácido láctico.

Pero la comunidad científica ya sospechaba que no era oro todo lo que relucía…y comenzaron las dudas. Se descubrió que ciertos microorganismos no sobrevivían dentro del alimento probiótico en cuestión durante el periodo de consumo recomendado del mismo, otros bichitos no eran capaces de llegar a la molécula diana donde debían cumplir su objetivo ya que morían por el camino, otros llegaban pero no eran capaces de realizar la misión recomendada… gentuzilla…

Sin embargo, la presión de las grandes multinacionales impidió un reglamento estricto que impidiera los sensacionalistas slogans publicitarios que durante años se han ido anunciando en el etiquetado de estos productos.

Afortunadamente, y tras duras batallas entre autoridades y multinacionales alimentarias, la cordura se impuso y se publicó el Reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, el cual se ha ido actualizando periódicamente.

En ese Reglamento las condiciones para publicitar supuestas propiedades beneficiosas de un producto se endurecieron muchísimo, algunos dicen que demasiado, y los informes que las empresas alimentarias deben enviar a la EFSA para poder sacar al mercado un producto son tan exigentes que la mayoría de ellos no pasan la criba.

Pues bien, la EFSA acaba de hacer público, a través de su Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos, un informe demoledor donde dictamina qué funciones han sido demostradas para ciertos microorganismos y compuestos químicos y cuáles no…y aquí le han dado “pa el pelo” a los microbiólogos y sus probióticos…y a los químicos y nuestros prebióticos nos han regalado los oídos gracias, entre otros compuestos, a nuestra princesa la fibra.

La EFSA ha concluido un estudio que empezó en el 2008 de las alegaciones saludables de cerca de 3.000 sustancias que la industria alimentaria ha usado o quiere usar para anunciar sus productos. Y el resultado es demoledor: prácticamente el 80% no estaba probado científicamente o eran tan generales que no se podían comprobar.

Leyendo detenidamente ese informe, y con una sonrisa de oreja a oreja, se puede observar como los Lactobacilos no han salido muy bien parados.



Una empresa de cuyo nombre no me quiero acordar (por ahora) pidió poder publicitar que la combinación en su producto estrella del L. reuteri combinado con el L. rhamnosus aumentaba…¡¡¡ la salud vaginal ¡!!. La petición fue rechazada por falta de pruebas.

Parecía que estos pendejos de los Lactobacilos también servían, ni más ni menos, para proteger a la piel frente a los rayos ultravioleta… ¿pero de qué vais? La EFSA ha dictaminado que no solamente no hay pruebas de que el amigo L. johnsonii no sirva para eso…sino tampoco para aumentar las defensas contra los microorganismos del sistema digestiv


Otra empresa archiconocida intentó publicitar, con un par, que otro de la banda Lactobacilense (¿?), el L. rhamnosus, servía para mejorar “toda la salud digestiva”…La EFSA ha rechazado el expediente al considerar ese término demasiado “vago”…qué diplomáticos…claro que cuando otra empresa pidió que les dejaran anunciar que ese mismo bichejo, el L. rhamnosus, aumenta la mineralización de los dientes, la EFSA los echó a cajas destempladas.



Uno de los más queridos por la industria, el L. plantarum, también ha sido rechazado en mi querido informe. Eso de que ayuda a la digestión eliminando las flatulencias y la hinchazón…va ser que no.



Los seguidores del Imperio Lactobacilo confiaban en sus dos grandes estrellas…los famosos L. casei y L. fermentum…Pues la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, que en mi opinión se está jugando su integridad, ha sentenciado que estos dos microorganismos no han conseguido demostrar que disminuyan los microorganismos patógenos del sistema digestivo ni que reduzca la incomodidad de una digestión pesada.

Todos estos resultados han provocado una reacción inmediata de la industria alimentaria que se ha visto puesta en jaque. Para muestra un botón. Mi querida Danone, en un eterno enfrentamiento con la EFSA, ha visto como de nuevo le han dado calabazas.

El expediente rechazado de Danone buscaba vincular el Actimel, que contiene Lactobacillus casei con una reducción de las toxinas de Clostridium difficile en el intestino y por lo tanto una reducción de “la incidencia de diarrea aguda”. Danone presentó 18 estudios publicados y en vías de publicación para justificar dicho efecto del L. casei…pues la EFSA le ha contestado a la multinacional que… “si quieres arroz Catalina”…prohibiendo tal publicidad

metodológicos en los estudios, que los escenarios de la imputación de datos no eran lo suficientemente amplios, que los motivos del rechazo de los estudios de apoyo como la falta de controles eran pertinentes y que los estudios de biodisponibilidad no mostraban una reducción de las infecciones gastrointestinal o de los agentes patógenos gastrointestinales.

Lo reconozco…hemos jugado sucio. La misión de destrozar el Imperio Bactobacilo no era nada fácil por lo que tuve buscarme un aliado en un microorganismo que años atrás no le dejaron formar parte de dicho Imperio…el Streptococcus thermophilus.

Éste bichejo mediante artes muy dudosas logró sobornar a un Lactobacilo, el traidor L. delbrueckii, y ellos solos comenzaron la matanza. Como premio a su conspiración para derrocar a los Lactobacilos, la EFSA sí que admite que los yogures que contienen L. delbrueckii y otra bacteria, el Streptococcus thermophilus ayudan a las personas con intolerancia a la lactosa a digerir el producto.



Los alimentos prebióticos, otro grupo de alimentos funcionales que de siempre ha reconocido su ambición por derrocar a sus primos, se definen como ingredientes no digestibles que afectan beneficiosamente al organismo mediante la estimulación del crecimiento y actividad de una o varias cepas de bacterias en el colon, mejorando la salud.

Pero, aunque el objetivo final es el mismo que el de los probióticos, estimular el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas para la flora intestinal, la estrategia seguida es distinta. Este segundo grupo de alimentos funcionales se deja de microorganismos, ni de bichejos ni de piojillos y se centra en la Química pura y dura, enriqueciendo los alimentos, generalmente, con hidratos de carbono no digestibles…entre los cuales destaca la gran triunfadora del informe de la EFSA…la fibra alimenticia.



Hoy no es día de elevar a los altares a la fibra sino de hundir a los Lactobacilos. Sin embargo, y a modo de recordatorio, les informo que en el informe de la EFSA han sido aceptadas proclamas publicitarias como que la fibra de la avena y la cebada de grano aumentan el volumen fecal o que la fibra de centeno beneficia la función intestinal.


Beta-glucano

Además también se acepta que los beta-glucanos (polisacáridos de monómeros D-glucosa ligados con enlaces glucosídicos) de avena y cebada reducen respuestas glucémicas post-prandial cuando se consumen 4 g de beta-glucanos de avena o cebada por cada 30 g de hidratos de carbono disponibles, además de reafirmar el positivo dictamen previo sobre el colesterol.

La Agencia, rindiéndose a los compuestos químicos, confirma que el quitosano (polisacárido lineal compuesto de cadenas distribuidas aleatoriamente de β-(1-4) D-glucosamina y N-acetil-D-glucosamina) puede ayudar a mantener concentraciones normales de colesterol LDL en la sangre si se consumen a diario 3 g y, por último, que el arabinoxilano producido a partir del endospermo del trigo puede reducir la respuesta glucémica post-prandial si se consume por día 8 g de fibra rica en arabinoxilano.
En fin queridos amantes de los pequeños bichitos, llevaba mucho tiempo esperando este momento y la suerte me ha acompañado. Mi grupo de “novel foods” favorito, los alimentos funcionales, junto con la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, os ha hundido. Atrás quedan largas noches de insomnio estudiando innombrables microorganismos, suspensos por culpa de una cursiva, broncas por confundir géneros con especies o cepas…y aguantar a algún que otro microbiólog@ de “medio pelo”…



Antes de acabar este alegato reivindicando el triunfo de la Química frente a la Microbiología, quiero mandar un mensaje a una de mis multinacionales preferidas…El cerco se va estrechando. En un post anterior hablamos de los alimentos funcionales, hoy nos hemos centrado en los probióticos y en los Lactobacilos. Tangencialmente hemos nombrado al más famoso, el L. casei…pero esto solamente ha sido el comienzo…Tiembla Actimel porque aunque mi abuela, con 95 años y 15 hijos, diga que gracias a tomarse uno a la semana se encuentra hecha un toro, te tengo en el punto de mira…

http://scientia1.wordpress.com/2011/08/08/la-caida-del-imperio-lactobacilo/
Volver arriba Ir abajo
vicky
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 13459
Edad : 116
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: La caída del Imperio Lactobacilo   Vie Ago 12, 2011 12:09 pm

Está claro que nada es la panacea de nada. Vuelve el burro al trigo,si no llevamos una alimentación adecuada ni yogures con efectos milagrosos,ni batidos pal colesterol ni leches en vinagre.

En cuanto al Actimel....mis hijos toman uno diario,más que nada por que les encanta el sabor(les compro el de fresa) y por que ahora en verano bien fresquito es lo que más les apetece. Sí es cierto,que en uno de los tantos episodios de gastroenteritis que ha tenido Bruno su pediatra me recomendó que le diera Actimel.


Y sé que no es un yogur líquido milagroso,sencillamente les gusta.
Volver arriba Ir abajo
Coro
MODERADORA


Cantidad de envíos : 12569
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: La caída del Imperio Lactobacilo   Miér Ago 17, 2011 5:51 pm

Mi medico de cabecera siempre ha dicho que eran un timo.

Como dice vicky es un yogur rico punto

_________________
The best is yet to come!
Volver arriba Ir abajo
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: La caída del Imperio Lactobacilo   Jue Ago 18, 2011 12:10 pm

Hace tiempo que habia por internet una cadena de mails avisando de los peligros del actimel,no un peligro grave ni toxico pero si parece que se habitua el organismo a que se le administre el l-casei luego el cuerpo pierde la capacidad de crearlo.
Supongo que como todo es mejor no abusar.
Nunca les he dado actimel a los niños no puedo opinar si funciona o no.

Este es el mail


ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.CASEI.
Esta sustancia es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente 'olvida' que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años.
En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias.
Secretaría de Salud obligó a ACTIMEL (La Serenísima) a indicar en su publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe ( p.ej. 'desafío actimel: consúmalo durante 14 días' o 'haga de agosto su actimel').

Si una madre decide completar la dieta con ACTIMEL, no percibe ningún aviso sobre su inconveniencia
y no ve que puede estar haciendo un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones publicitarias para impulsar los negocios.

¡¡¡¡¡¡¡PASALO¡¡¡¡¡¡¡PASALO¡¡¡¡ ¡¡PASALO¡¡¡¡¡PASALO¡ ¡¡¡¡

Esto es cierto. Si no lo creen, busquen el siguiente
PROYECTO DE LEY del diputado nacional RAUL PATRICIO SOLANAS (PJ - Entre Ríos) en la página de la Cámara de Diputados de la Nación
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La caída del Imperio Lactobacilo   Hoy a las 5:18 pm

Volver arriba Ir abajo
 
La caída del Imperio Lactobacilo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La caída del Imperio Lactobacilo
» EL IMPERIO IRANI AHORCA A 5 NARCOSTRAFICANTES,,,ojala obama no vea esto..estan preocupados muchos aca....
» Los Aztecas. La construcción de un imperio
» "El Imperio Invisible"
» Las claves de 300: El origen de un imperio

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: HASTA ARRIBA DE FOROS Y SUCEDANEOS :: Noticias y curiosidades-
Cambiar a: