ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Siguenos en el nuevo blog del foro, si quieres conocer secretos que muy poca gente sabe....
http://demarsellaabarcelonaupandlowcost.blogspot.com

Comparte | 
 

 ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 07, 2010 9:47 am



Felipe González habla cargado de razón al modo en que las pistolas hablan cargadas de balas. Quiere decirse que más que pronunciar las palabras, las dispara envueltas en el humo del Cohíba. Pero también habla cansado, como un poco harto de que la realidad no acabe de organizarse de acuerdo con sus deseos. Habla asimismo como el señor mayor que es (68 años), pero también como un chico joven fascinado por las nuevas tecnologías y por los retos de la vida contemporánea. No es todo: a ratos se manifiesta como un hombre pragmático y a ratos como un utopista.

Con la suavidad de un péndulo, se desliza del pistolero de las palabras al hombre cansado, o del señor mayor al chaval joven, o del pragmático al utopista, lo que provoca en quien lo escucha un estado hipnótico que anula casi todas sus capacidades. No importa la cantidad de prejuicios con los que te acerques a él, de todos acabas desprendiéndote al cuarto de hora de iniciada la conversación. Durante la plática, su mirada vaga, perdida, de un lado a otro, deteniéndose en la del oyente el tiempo justo para que este advierta que continúan juntos. Y no es que deje de mirarte por desconsideración, sino porque su modo de conectar consigo mismo es no mirar a ningún sitio.

El encuentro a lo largo del cual obtuvimos las siguientes declaraciones se llevó a cabo a lo largo de los días 27 y 28 de septiembre, en el transcurso de un viaje entre Madrid y Manresa (y vuelta), adonde González acudió para participar en unas jornadas sobre el liderazgo en los tiempos de crisis convocadas por la escuela de negocios ESADE. Entre los demás intervinientes se encontraban Jordi Pujol, Javier Solana, Enrique Iglesias y Antonio Garrigues Walker. El público (entre 70 y 90 personas) estaba compuesto, mayoritariamente, por hombres de negocios (apenas contamos seis o siete mujeres), todos perfectamente ataviados de ejecutivos. González, en cambio, se presentó con una modesta cazadora de tela, azul, y una camisa de cuadros. Nos pareció deducir de su torpe aliño indumentario que el ex presidente se mueve en una dimensión de la realidad desde la que hace y dice lo que le da la gana, como si las cosas no le concernieran, o, por el contrario, le concernieran tanto que no pudiera perder el tiempo en florituras. Hasta esa dimensión le llegan continuas demandas de conferencias, cursos, libros, artículos, declaraciones, entrevistas... Allá donde va es recibido como un presidente en activo y como un experto en asuntos de Estado cuyas opiniones son tenidas en consideración. Dado que su prestigio no ha dejado de crecer desde que abandonara el poder, su presencia provoca curiosidad y respeto en todos los ámbitos. La prensa se ocupa regularmente de él, generalmente para bien. Jamás responde a las bondades, pero tampoco a las maldades, porque seguramente no le llegan demasiado ni unas ni otras. Respecto a su partido, es disciplinado (no publica, por ejemplo, un artículo que no haya pasado por el filtro Ferraz) y siempre está disponible para echar una mano.

Hablamos durante horas en los coches que nos llevaban de un sitio a otro, en las salas de autoridades, en el tren, y a cada pregunta respondía con una conferencia, por lo que de vez en cuando desconectábamos un rato, en defensa propia, para tomar un respiro. Al incorporarnos de nuevo a la plática, González estaba pronunciando, invariablemente, una frase importante, lo que nos obligaba a tomar su discurso en marcha, jugándonos la vida, como el que se sube a un camión que corre desbocado, a cien por hora, por en medio del campo. Pese a proceder del mundo de la política, cada vez que abre la boca dice algo, y lo apoya con una batería de datos. Se mostró en general muy preocupado por los retos de la globalidad y los problemas asociados (incluido el asunto de las drogas, por cuya legalización parcial aboga). He aquí algunas de las frases a las que nos subimos en marcha y en las que se percibe esa preocupación:

"El ámbito de realización de la soberanía es el Estado nación, pero el ámbito de realización de las finanzas es el planeta".

O bien: "Las elecciones no se ganan por cómo se afronten los desafíos globales, sino por las miserias locales".

O bien: "Yo solo conozco cuatro o seis políticos con cabeza global".

O bien: "El sistema no tiene marco regulatorio, está librado a su propia fuerza, sin una alternativa que lo contenga, y se confía en esa mierda de la mano invisible del mercado que lo convierte en un casino sin reglas. Es peor que el casino porque el casino tiene reglas".

O bien: "No estamos prestando atención a la economía real, a la economía productiva. Las cosas se pueden resumir en que lo que llamamos el mundo occidental, con excepciones, se ha gastado lo que tiene que pagar durante los próximos 25 años. Estamos endeudados hasta los ojos mientras que Oriente ha ahorrado hasta las cachas".

O bien: "La relación entre la democracia y el mercado es desigual. Puede haber mercado sin democracia, pero no democracia sin mercado".

O bien: "Estamos empezando a discutir sobre un futuro que ya pasó".

O bien: "Estamos ante una crisis sistémica y global. No hay alternativa al sistema, afortunadamente, porque las utopías regresivas son peores".

O bien: "Seguimos viendo el mundo desde una visión occidental, pero el mundo ya cambió".

O bien: "El dinero opaco es el que no procede de la criminalidad organizada, pero elude la fiscalidad. El negro, el que procede de la criminalidad organizada. Pero hay un punto en el que se mezclan los dos. Solo del dinero negro procedente de la droga deben de circular por el mundo en torno a 800.000 millones de dólares. Si ligas a la droga negocios asociados, como el tráfico de armas y de personas, aumenta el volumen de negocio. No hablemos de lo que se pueda hacer con ese dinero. Que tengas una pizzería o un hotel es legal. El blanqueo de dinero negro entra en el aparato circulatorio del sistema y proporciona puestos de trabajo y empieza a generar actividades económicas que no son ilegales".

O bien: "La globalización, incluida la del sector financiero, es la consecuencia de dos fenómenos: la caída del muro de Berlín, que escondía la amenaza y el freno al mercado. A eso tienes que añadir una revolución tecnológica sin precedentes. Se ha eliminado en la comunicación la barrera del tiempo y el espacio, eso es Internet. Esto revoluciona absolutamente el funcionamiento del sistema financiero porque tú puedes seguir los movimientos de la Bolsa de Shanghái en tiempo real. Yo he visto a estos jóvenes que están pegados al ordenador y que tienen una alarma que les avisa en Londres de lo que ocurre en Tokio a las cuatro de la mañana".

Una vez que comprendimos, impotentes, que González rompe todos los géneros, incluido el del reportaje, renunciamos a la originalidad formal para intentar confeccionar al menos una entrevista aseada. ¿Es esto la confesión de un fracaso? Rotundamente, sí.

La primera pregunta, dentro de este nuevo orden menor al que nos vimos impelidos, surgió a propósito de su viaje reciente a México, donde, con motivo de un premio que le entregaba la Televisión Azteca, tuvo que pensar en su vida, cosa que asegura no hacer nunca.

-¿Qué dijo usted?

-Que se viven los primeros veinte años y se sobrevive el resto.

-¿Nunca ha pensando en escribir una autobiografía?

-He resistido la tentación. Las memorias políticas suelen ser un ejercicio de exculpación de uno mismo y de culpabilización de los otros. Y también hay cosas que no puedes contar. En las luchas de poder las relaciones son subterráneas: las cuatro quintas partes, como en el iceberg, no se ven. Hay excepciones como la del Vaticano, donde todo es subterráneo. Cuando piensas, por ejemplo, en la cantidad de gente que había implicada en el 23-F y cómo hubo que manejar aquello... Ponte en la piel de Obama, con el aparato de seguridad que recibió de Bush... Ese hombre creía que podía resolver Guantánamo en 10 meses. Desde fuera diríamos que no ha cumplido. El asunto es que le va a costar toda la legislatura recuperar el control de los servicios de seguridad como él los querría. Ha habido demasiados vuelos clandestinos, demasiadas cárceles secretas y muchas de las personas que estuvieron en eso forman parte ahora de sus servicios de inteligencia. Incluso en las democracias más consolidadas ha habido siempre una lucha subterránea entre el poder civil y el militar, o el de los servicios.

-¿Y cómo manejaron ustedes el post 23-F?

-Yo usé mucho a la gente de la UMD. Ser militar y demócrata en la España de Franco no era moco de pavo. Tenían más estrés que nosotros, los civiles. Cuando empezamos las reformas militares, algunas de las conversaciones que teníamos eran bien interesantes, como la de la reforma de la enseñanza. Imaginemos, decía yo, que los que están dando clases ahora mismo en las academias militares se creen que lo que tienen que enseñar son los valores de la Constitución y el papel de las Fuerzas Armadas dentro del marco constitucional. ¿Cuándo tendremos la oportunidad de que uno de esos cadetes con formación democrática sea jefe del Estado Mayor? Pues hacia 2015, me decían. ¡pxxxx!, no tenemos tiempo, tendremos que hacer algunas cosas antes. Y las hicimos.

-Volvamos, de momento, a esa autobiografía que no escribirá. ¿Cómo recuerda los años de la infancia y los de la adolescencia?

-Me produce cierta timidez hablar de mi vida. No me gusta. Mi padre era un hombre silencioso, cántabro. A los 80 años, cuando se soltó la lengua y empezó a hablar, Alfonso Palomares le grabó horas de cintas con su interpretación o percepción de la realidad. Mi padre tenía una ventaja que yo no tendré nunca: una memoria sorprendente. Mi cabeza es más como la de mi madre.

-Pero usted lo recuerda muy bien todo.

-No, yo tengo una memoria locativa, él tenía además memoria cronológica. Te contaba lo que había pasado, en los días en que había pasado y en el año en que había pasado. Yo me acuerdo de las situaciones, pero a veces no les pongo fecha. No tengo muchas ganas de ocuparme de mi biografía porque me parece más apasionante estar en la actualidad que meterme en el archivo, aunque sea el de la memoria.

-Pero dígame algo de aquellos años, cualquier cosa.

-Mi primera infancia transcurrió en un pequeño barrio de Sevilla, Heliópolis, al lado del campo del Betis. Hasta los 10 años. Los 10 años fueron significativos para mí porque nos fuimos a vivir a Bellavista, a cinco kilómetros de Sevilla. Éramos de una familia modesta, trabajadora, que podríamos llamar de clase media-baja, en un barrio bastante marginal, de obreros de aluvión, procedentes de la conversión de la sociedad agraria a una sociedad más urbana. Gente que venía de los pueblos y se quedaba en ese barrio sin urbanizar, sin infraestructuras sanitarias hasta mucho más tarde. Además, en ese barrio hubo un impacto significativo -aunque pequeño en número- de los presos que cumplían penas de trabajos forzados en el canal del Bajo Guadalquivir, conocido como el Canal de los Presos, que pasa entre Bellavista y Dos Hermanas. Conforme iban cumpliendo sus penas los presos de la Guerra Civil se iban quedando en el barrio. De ninguna manera se les ocurría volver a sus pueblos, donde eran rechazados. Esos presos constituían la élite del barrio. Eran delineantes, maestros, profesores, obreros cualificados. Excluidos como estaban de sus profesiones, daban clases particulares de matemáticas u otras cosas y ayudaban a los niños. Recuerdo de aquellas fechas, siendo un adolescente, la sorpresa que me producía la relación que había entre una visita, o un paso por la carretera, de Franco, cuando visitaba Sevilla, y la recogida inmediata, durante 72 horas, por parte de la policía, de esos "sospechosos". O bien la desaparición por detención que de vez en cuando se producía de unos cuantos de estos hombres porque intentaban reconstruir su organización. El barrio tenía esa peculiaridad y yo era de una familia no política. Mi padre era republicano, pero yo lo supe después de cumplir 20 años. Ya estaba en la universidad, ya habíamos tenido algunas discusiones por asuntos de la policía y esas cosas.

-¿Y su madre?

-Mi madre no era nada políticamente, pero era muy lista, muy atenta, no a lo que pasaba políticamente, sino a lo que podía pasarle al hijo. Estaba atenta porque yo era el único hermano que andaba metido en esos líos. Y me avisaba cuando veía algún movimiento raro. En el 69, cuando el Estado de excepción, llegó a mi casa, entró en la habitación y me dijo: "No sé qué están diciendo de excepción, así que espabila". Salté de la cama y me quité de en medio.

-Usted, como aseguran algunos de su generación, ¿tampoco habría llegado a la política de no haber vivido en una dictadura?

-No habría llegado a la política porque en mi familia no había ningún vínculo con la política, vivíamos en el extrarradio de la política. Probablemente, habría hecho Filosofía Pura, no tenía ninguna atracción inicial por Derecho. Pero me matriculé en Filosofía y a mis padres les dio un ataque de pánico. Tenían un amigo que era secretario de juzgado y les dijo: "Cómo va a hacer eso, que haga algo útil". Me matriculé en Derecho por no darles un disgusto. Pero siempre tuve un sentido muy instrumental de la carrera. Suárez me contaba que él, en el bachillerato, tenía claro que se iba a dedicar a la política, iba a ser el presidente de la Tercera República. Yo no. En el 77 me quise ir. Estábamos en el Parador de Sigüenza, en una reunión preparatoria de la Constitución. Ya habíamos cumplido lo que nos propusimos en el 74, en Suresnes. Convoquemos, propuse, un congreso, contemos lo que hemos hecho y yo me voy. Alfonso Guerra me convenció de que era un disparate descabezar el partido, y así, como en el chiste, un día por otro, un día por otro... Lo que trataba de explicar el otro día en México es que yo no había ido a la política desde el adoctrinamiento político o la tradición política familiar, sino desde la repugnancia que me producía vivir en una dictadura y no tener libertad.

-¿Cómo llegó al PSOE?

-Las opciones eran muy limitadas, porque aparte de la derecha, que estaba con la dictadura, la que tenías más a mano era la opción comunista. Los militantes comunistas eran admirables por su sacrificio, pero lo que había detrás (dictadura versus dictadura) no me llamaba la atención. Mi posición no era ideológica, repito, era antidictaduras. Por exclusión llegué a la opción socialista.

-Usted tiene fama de hombre pragmático. ¿Fue también un niño o un adolescente pragmático?

-Sí y no. Si por pragma se entiende la idea griega de trasladar a la realidad las ideas, sí. Si por pragmatismo se pudiera entender aquello que beneficia a tus propios intereses personales, entonces no. Era absolutamente no pragmático, pero desde la infancia. No tenía ningún sentido del dinero personal, para entendernos, ningún interés por él. Ese era el reproche de mi madre, muy pragmática, con ese discurso de "tú te preocupas de los demás, pero no de ti, no te das cuenta de que ellos no se preocupan y viven mejor que tú", ese tipo de cosas.

-¿Qué edades tenían sus hijos cuando llegó a Moncloa?

-María tenía 4 años y no tiene memoria de lo anterior a Moncloa, la perdió. Salió de allí para ir a la Universidad. David tiene ahora 37, cumple 38 en diciembre, y Pablo tiene 38, va a cumplir 39 en abril. Debían de tener entre 8 y 10 años.

-¿Se perdió esos años de sus hijos?

-No claramente. Hacíamos un truco que luego descubrí que también intentaba hacer el Rey. Consistía en decir: bueno, como los niños tienen que ir al colegio por la mañana, cada uno por su lado, intentaremos hacer el desayuno juntos. Después ya era más complicado. Al mediodía cada uno tenía una hora, pero fijamos otra hora de cena, las nueve de la noche, me parece. Y procurábamos hacerla juntos, algo que se fue complicando también cuando ellos crecieron, porque les gustaba tontear o salir. Pero se mantuvo bastante. Cuando estás metido dentro de un agujero como Moncloa y haces una vida, digamos, controlada (nunca me gustaba ir de restaurantes), tienes muchísimas oportunidades de cenar en tu espacio después de acabar la jornada. Y eso te da la oportunidad de estar un rato con tus hijos casi todos los días por la mañana y un rato por la noche. Lo que suele ser más de lo que cualquier profesional liberal se puede permitir. Así que sí, contacto tenía con ellos, lo que no quiere decir que les prestara la suficiente atención. Eso es imposible.

-...

-Mi hijo Pablo, siendo mayor, en la noche del paso del siglo, de 1999 a 2000, que estuvimos en Acapulco (a él le gusta mucho la comida japonesa), se enteró de que allí había un restaurante japonés y quiso que fuéramos a cenar. Cuando volvíamos a la casa en la que estábamos, él, que nunca se había quejado de nada, me dijo: "¿Te das cuenta de que es la primera vez que la familia, junta, salimos a cenar a la calle?". Eso sí me impresionó. Pensar que tenía hijos mayores en el 2000 y que nunca habíamos cenado juntos fuera. Traté de hacer memoria y era verdad. Otro año estuve con mi hijo David en Nueva York, llegué allí para no sé qué cosa. David ya tenía 25 ó 26 años. Estuvimos tomando una cerveza y me dijo: "Es la primera vez que tomamos una cerveza juntos". La verdad es que me hizo gracia y me despertó mucha ternura. He tenido un tipo de vida un poco cabrón. Si estuviera María sentada a nuestro lado y me preguntaras cuánto tiempo hace que no voy al cine, yo haría memoria y te diría: "A lo mejor hace 20 que no voy". Ella te diría: "Yo tengo 32 y no recuerdo que hayas ido nunca y que me hayas llevado".

-¿Cuántos nietos tiene?

-Seis, cuatro niñas y dos niños, tres de María, la mitad de la producción la tiene María. Pablo, dos niñas; David, un niño.

-¿Los ve mucho?

-No tanto como quisiera, pero bastante. María, de vez en cuando, se presenta con los tres. Me hace gracia, con familia numerosa ya. La mayor tiene tres años; la siguiente, dos, y, el pequeño, ocho meses. A los tres los mete en el coche, en la sillita, y cuando la ves por la calle te da un poco de ternura, con una niña de cada mano y el otro colgado, delante. Pablo también me las lleva de vez en cuando a la casa. Y a David, como vive en el sur, le veo menos, pero estuvimos el otro día en Doñana. Dentro de unos días, que voy a un seminario a Sevilla, estaré con él y con el pequeño otra vez.

-¿Cree que ha sido fácil ser hijo suyo?

-No, debe de ser una putada sangrienta. Algunas cosas se pueden considerar ventajas o privilegios: coches que te llevan y te traen... En la adolescencia es más complicado y después de la adolescencia... La verdad es que han pasado con un gran esfuerzo lo más desapercibidos posible. Pero el propio esfuerzo para pasar desapercibido significa la dificultad, la dificultad de "ser hijo de". María fue la primera que reaccionó cuando salimos de Moncloa. El primer día dijo: "Nunca más un coche, un escolta, me voy a la Universidad, no quiero que lo sepan y no quiero que se entere el rector". Era Gregorio Peces Barba, que, obviamente, acabó enterándose. Para mis hijos ha sido muy difícil.

-¿Y han acabado perdonándole que fuera Felipe González?

-Es una buena pregunta para los chavales, pero creo que sí. Mi hija María medio trabaja conmigo, aunque hace otras cosas. Con mi hijo Pablo me llevo fantásticamente bien, y con David también, aunque quizá sea el más problemático en eso de "sentirse más hijo de". Esa sensación de orgullo y competencia al mismo tiempo... Pero Pablo no, vive de manera completamente alternativa, no le presta atención a ninguna información política, no tiene televisión, no se preocupa de la prensa o de la radio, vive en su mundo. María está más atenta a eso.

-Usted suele referirse a la realidad como a un mecano cuyas piezas conociera a la perfección. Eso, añadido al modo en que se expresa, le proporciona a veces un aire de suficiencia, de arrogancia, como si dijera: parece mentira que el resto del mundo no se haya dado cuenta de lo que veo yo. Por otro lado, en ocasiones, da la impresión de que habla de la realidad como si estuviera acabada, como si solo se pudiera retocar aquí y allá, como si los seres humanos ya no pudieran relacionarse más que dentro de este tinglado.

-Esta parte última no la comparto tanto. La otra, la de que pueda dar impresión de suficiencia, es posible. Ojalá viera la realidad con una cierta frialdad analítica, con la distancia con la que la puede ver un historiador que ve las cosas como inevitables. Yo me impaciento.

-¿Pero cree que la realidad está acabada?

-No, está todo por hacer. No creo en el fin de la historia, al contrario, estamos comenzando la historia. Hay dos interpretaciones, la de que estamos intentando anticipar futuro en medio de la bruma por los cambios rápidos y profundos que se están produciendo, y, otra, la de quienes dicen que hay una nueva era medieval desde el punto de vista de la estructura política y la distribución del poder.

-¿Cree usted que hay alguna posibilidad de que los seres humanos se puedan relacionar en una estructura distinta de la del mercado?

-Sin duda, hay esa posibilidad, de hecho, ha habido muchos ensayos y los seguirá habiendo. Lo que ocurre es que si interpretas el mercado en los parámetros en los que hoy se habla del mercado, no puedes percibir algo que es elemental, pero que no lo relacionamos con ese concepto. Entre las libertades básicas del ser humano, una de ellas es la de la iniciativa económica. Es decir, yo tengo la iniciativa, hago lo que quiero respetando los límites de la ley y a los demás. De la libertad económica surge el mercado. Si cercenas la libertad de iniciativa económica, estás cercenando una de las libertades -no sé cuán importante es- del ser humano. A mí, por ejemplo, me produce muchísima más inquietud que consagremos el derecho a la propiedad como un derecho inviolable, y que menospreciemos que la propiedad más noble que existe (y que cuando te la quitan, para entendernos, es más alienante) es la propiedad intelectual. La propiedad de la tierra o de una fábrica está bien, y el que se proteja ese derecho de propiedad me parece muy bien, pero que se menosprecie la propiedad intelectual me parece mucho más inquietante. No digo que no pueda existir una organización de la sociedad sin mercado, pero no veo un sistema en el horizonte (realmente el Estado-nación es una creación temporal y por tanto puede cambiar), algo que sea una sociedad en la que se elimine la libertad de iniciativa económica de los seres humanos, que es lo que produce el mercado. Me parece una libertad tan básica como la libertad de creación, de expresión, de organizarte con los demás. Lo que pasa es que como nunca enfocamos el mercado así, siempre lo vemos como una abstracción que está fuera de nosotros. Creo en la economía de mercado y no en la sociedad de mercado, eso es lo que quería expresar. Está en el documento que presenté en la Internacional Socialista de 1999. Y lo que estamos viviendo es una totalización del concepto de mercado que incluye a la sociedad en su conjunto. Si observas la realidad post muro de Berlín, lo que homogeneiza al mundo es la aceptación de la economía de mercado, con sus excepciones como Corea del Norte o Cuba, pero nada más.

-¿Estamos viviendo un totalitarismo del mercado?

-Exacto, no quería ser tan duro, pero así es. En lugar de dictar tú la norma para que el mercado funcione, el mercado te impone la norma para sobrevivir (que, por cierto, es la ausencia de norma). Y eso es lo peor, porque el mercado sin reglas te pide hoy lo contrario de lo que te va a pedir mañana. O de lo que te pidieron ayer, que era que rescataras la mano invisible del mercado de la propia catástrofe que había generado. Esto es, que hagas intervencionismo del más descarado a costa del contribuyente o del ahorrador, para rescatar al mercado. Sitúate en la piel de Obama: debo poner primero setecientos mil millones, después ochocientos ochenta mil, total, dos billones de dólares solo para salir de esa catástrofe provocada por el sistema financiero sin reglas. Muy bien. Y una vez que pongo ese dinero, puro erario público, puro endeudamiento, y usted ya está rescatado, ahora me exige que reduzca dramáticamente el déficit y el endeudamiento al que he llegado para rescatarlo. Me pide que me endeude y después me exige que me desendeude o me penaliza. Esto es lo incomprensible de la situación que estamos viviendo. Si se tuviera poder y decisión para regular el funcionamiento del sistema financiero, no volvería a ocurrir lo que ha ocurrido y devolverían el dinero público que se les ha entregado.

-Está muy claro, se está pagando con nuestros impuestos una crisis que no hemos provocado nosotros. ¿No es como para tomar las armas?

-Sí, sí, produce una revuelta... Estamos incubando la siguiente crisis financiera y la diferencia con esta será que los ciudadanos ya no tolerarán que haya centenares de miles de millones de dólares para rescatar a los banqueros de sus propios errores. Probablemente, estamos ante la última oportunidad de una reforma seria del funcionamiento del sistema.

-¿Siente impotencia frente a lo que describe?

-Nunca he podido hacer política sin sufrimiento. Por eso, cuando salí del poder dije: nunca más una responsabilidad institucional.

-¿Esto no es retórico? ¿Sufría de verdad por no poder resolver...?

-Sufro, me impaciento. A veces lo atribuyo a que estoy viejo, a que se me acorta el horizonte... La impaciencia te vuelve impertinente y dices cosas que debieras ahorrarte decir, o decirlas de otro modo.

-Pero la explicación de lo que pasa la tiene siempre, ¿no?

-Cuando no la tengo, digo: no lo sé, no opino. En ese sentido, me resisto a ser un tertuliano. No soy un profesional para opinar de lo que sé y de lo que no sé. En esto, respeto mucho lo que decía Manuel Azaña: "Si cada español hablara de lo que sabe y solo de lo que sabe, se haría un gran silencio nacional que podríamos aprovechar para estudiar".

-¿Ha sentido en alguna ocasión que España le viniera pequeña?

-¡No, no! Recuerdo una conversación muy divertida con Adolfo Suárez, en 1979. Adolfo tenía mucha más vocación política (entendiendo política del poder) que yo. Estábamos discutiendo sobre un tema en el que estaban implicados los EE UU de Jimmy Carter. Carter es una buena persona, pero no era un buen profesional, lo que en política no da buen resultado. A Adolfo, en un momento en que la conversación estaba caliente, se le ocurre decir, teniendo en cuenta lo que es Carter: "Lo que yo haría si fuese presidente de ese país...". Le dije en broma: ¿pero no tienes bastante con cargarte España que también te quieres cargar EE UU? Le dio un ataque de risa. Es verdad que me importa el mundo, y cada vez me importa más, le veo más implicaciones en la interdependencia, una interdependencia que es muy interesante y que también existía cuando Europa estaba llena de potencias imperiales. Pero aquella interdependencia se arreglaba porque cuando existía una infección en una parte del cuerpo interdependiente se arreglaba cortando, amputando el miembro y salvando el resto. Ahora las epidemias se convierten rápidamente en pandemias, la de la gripe A y la de la crisis financiera. Es la característica más importante de la globalización, la tendencia a que toda epidemia se convierta en pandemia. Pero ya no puedes amputar un miembro. No puedes decir: me va mal la India, me la amputo y el resto lo mantenemos. Eso ya no es verdad. Se acabó el dominio imperial y la hegemonía de occidente.
Volver arriba Ir abajo
havi
Principiante
Principiante


Cantidad de envíos : 145
Edad : 51
Fecha de inscripción : 02/11/2010

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Jue Nov 11, 2010 11:05 am

Esta entrevista ha traído críticas de todo tipo.
Que si los hubiera volado a todos que son etarras.Pim pam pum.
Que si Felipe con esta declaración ha confesado ser mister X del Gal.
Que si .....................
Volver arriba Ir abajo
chufi26
Iniciandose
Iniciandose


Cantidad de envíos : 385
Edad : 39
Fecha de inscripción : 24/08/2009

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 11:41 am

no habeis visto la pelicula "El lobo"? si es todo cierto, deja bien claro que con eta se podía haber terminado hace mucho, pero realmente, a los politicos no les conviente. Total, alguna vez eta se ha cargado a un presidente o diputado?
Volver arriba Ir abajo
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 11:45 am

Si,la he visto.
NO creo que al gobierno le interese ETA,a ningun gobierno.
Lo que dice Felipe Gonzalez se puede sacar o no de contexto.YO entiendo perfectamente que el no ordeno volar la cupula de ETA desde su sillon de presidente del gobierno.Es logico pensar que si hubiera estado en el sillon de jefe supremo del Gal no se lo hubiera pensado.Esa era la mision del Gal.ACAbar con los que estaban asesinando impunemente con sus mismas maneras.Era ilegal y antidemocratico,claro.Peor era eso.
Volver arriba Ir abajo
chufi26
Iniciandose
Iniciandose


Cantidad de envíos : 385
Edad : 39
Fecha de inscripción : 24/08/2009

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 9:13 pm

peor, pero a veces, un mal es necesario.... cuantas vidas se han perdido por culpa de eta? si en su día, el gal los hubiera matado a ellos, habrían inocentes vivos. Si un familiar propio hubiera muerto en manos de eta, todos lo veríamos de otra manera. Osea, para no ser como ellos, dejamos que mueran otros inocentes qeu no tienen nada que ver... no , no lo apruebo de niinguna manera. yo si creo que a ningun gobierno le interesa acabar con eta, ahora no tanto porque estamos mas pendientes de la crisis, pero antes, ellos eran los que marcaban el rumbo: si hay un atentado de eta antes de las elecciones, éstas dan un giro,o si eta da mucha guerra, ese gobierno se da palmaditas en la espalda por detener a tres, o pierde puntos si no....de vez en cuando, parece que van a terminar con ellos, para que nos confiemos, pero siempre ocurre algo inesperado y vuelta a empezar. Me cuesta mucho creer que después de tantos años, sigamos así, con la de medios que hay ahora la verdad...
Volver arriba Ir abajo
vicky
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 13459
Edad : 116
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 9:21 pm

Yo tambien ví la de Lobo...y la de Yoyes y esta última me hizo pensar mucho,ojo,a ver que me vais a soltar,JAMÁS estaré al lado de los que asesinan,ni de la barbarie ni de la sin razón...el que asesina no se merece ni el aire que respira...dicho esto:


Veamos, es muy fácil(o no,por que estoy escribiendo y tengo opiniones encontradas a mí misma) suponer,siendo el presidente de la nación,que hacer....no sé si se equivocó o si hizo lo correcto,no lo sabe ni él...

Lo que sí está claro,es que cuando por desgracia,hay un atentado a los pocos días hay detenciones...siempre me he preguntado por qué esas detenciones no se hacen antes del atentado....


Volver arriba Ir abajo
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 9:25 pm

Es dificil parar a un personaje armado y con intencion de matar.Mas si cobra mucha pasta por hacerlo.
En cuanto a lo de volar la cupula de ETA me imagino que cada vez que hay una victima Gonzalez pensara lo mismo que tu has dicho.Pero te digo que no quisiera ser yo quien tomara esa decision.No es facil en un estado de derecho y con una politica donde se aboga por otros medios.
Nunca la lucha armada ha sido el medio justo,muchos lugares quieren su independencia sin asesinar.Lo hacen con un proyecto politico y legal en la mano.

Es lo mismo que los padres,hermanos o viudas de las victimas.Nadie se ha tomado la justicia por su mano.Por algo sera.Ganas no le faltaran a muchos,que ya sabes que se cruzan con los asesinos de sus seres queridos (o con simpatizantes que justifican sus muertes)a diario.
No podemos convertirnos en lo que repudiamos
Volver arriba Ir abajo
chufi26
Iniciandose
Iniciandose


Cantidad de envíos : 385
Edad : 39
Fecha de inscripción : 24/08/2009

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Dom Nov 14, 2010 9:38 pm

hombre... tomarse la justicia por su mano, no es tampoco fácil. no te va a devolvera esa persona que han matado, y encima luego irías tú a la cárcel, pero imagina que alguno tiene oportunidad de matar al asesino, sin que le pillen: creo que sí lo harían!!
No creo que sea justicia, ni convertirse en lo que repudiamos, es evitar mas muertes. Bueno, yo es que soy así, estoy a favor de la pena de muerte en ciertos casos, como por ejemplo éste, los etarras, y opino que alguien que es capaz de matar, debe morir para salvar a otros. No me entra en la cabeza que alguien vaya por la calle tranquilo con su vida, y venga un loco y lo mate porque si, eso me puede!! Yo opino que felipe no hizo lo correcto, pero claro, habrá quein diga lo contrario, y por supuesto, para él no sería una fácil decision.
Volver arriba Ir abajo
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Mar Nov 16, 2010 9:40 am

Emplaza a ANV a condenar la violencia etarra Prieto, primer dirigente socialista que condena las palabras de Felipe González

Os lo voy a poner fácil (…): yo condeno el GAL, el Batallón Vasco Español, La Triple A, las acciones terroristas donde allí se produzcan, las acciones violentas, las expresiones violentas, las expresiones dudosas sobre la democracia y condeno también las declaraciones de Felipe González y todo lo que no esté en rigurosa legitimidad democrática”, ha argumentado Prieto.
Volver arriba Ir abajo
jewss
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 16792
Fecha de inscripción : 28/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Mar Nov 16, 2010 9:42 am

Muy facil condenar.Lo que hay que hacer es no asesinar.
Volver arriba Ir abajo
vicky
vip oro
vip oro


Cantidad de envíos : 13459
Edad : 116
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Mar Nov 16, 2010 9:57 am

A mí es que me ponen mala con sus "condenas","enérgica repulsa", "execrable atentado" etc,etc,etc....palabras,no son más que palabras y se las lleva el viento.

Lo que hay que evitar es el crimen,y por cierto...que me estoy acordando ahora...donde están las condenas por la barbarie del pueblo saharaui???
Volver arriba Ir abajo
chufi26
Iniciandose
Iniciandose


Cantidad de envíos : 385
Edad : 39
Fecha de inscripción : 24/08/2009

MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Mar Nov 16, 2010 2:42 pm

El pueblo saharahui? a quien le importa? a quien le importa la de mujeres africanas que son asesinadas a diario tras violarlas? a quien le importan los niños asesinados por el mundo? da votos? da dinero? hay pretróleo? si la respuesta es no, a nadie le importa.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"   Hoy a las 4:35 pm

Volver arriba Ir abajo
 
ENTREVISTA: FELIPE GONZÁLEZ "Tuve que decidir si se volaba a la cúpula de ETA. Dije no. Y no sé si hice lo correcto"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Entrevista a Felipe González
» La doble vida de Felipe González
» Felipe González estrena chalé de 2,5 millones gracias a su "amigo" Mohamed
» Alguno se entera ahora que Mister X es Felipe González.
» Felipe González les dice a los de Podemos que le den las gracias por haber podido estudiar

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: HASTA ARRIBA DE FOROS Y SUCEDANEOS :: Noticias y curiosidades-
Cambiar a: